Tilcara

til16
Tilcara es un departamento en la provincia de Jujuy (Argentina). En Tilcara se halla el Pukara, al lado del Jardín Botánico de Altura. Este departamento tiene vegetación de estepa y su población incluye muchos artesanos. Los pucaras son fortalezas; en el centro de todo pucara hay una tumba de indio. La mayoría de las casas de la zona son de adobe, mezcla de excremento de caballo y barro con la que se hacen ladrillos. Tilcara, al igual que otras poblaciones del norte, no tiene una fecha de fundación. Toda la Quebrada de Humahuaca estuvo poblada de asentamientos indígenas, desde la época pre-incaica. Cuando el imperio Inca llegó a la región, la zona donde hoy crece y vive el pueblo de Tilcara, perteneció al Coyasuyo, como se llamó a la provincia del sur del mundo incaico. Pero esa organización no duró mucho allí, ya que apenas unos 50 años después de su establecimiento, llegaron los españoles.
Existen indicios de presencia humana en la región hace más de 10000 años. Omaguacas, uquías, fiscaras y tilcaras fueron algunas de las tribus indígenas que poblaban la zona entre los años 1000 y 1480 de nuestra era. Los españoles, encabezados por el capitán Francisco de Argañaraz y Murguía, lograron vencer la resistencia de los aborígenes recién en 1598. Después de la conquista, estos pueblos fueron sometidos al régimen de encomienda, siendo obligados a residir en un lugar determinado y a trabajar por temporadas estas se extendían de 6 meses a un año o más, luego se hacía un recambio de aborígenes; la cantidad de personas explotadas para la encomienda era estipulada por los encomenderos españoles. El rango de edades para cumplir las encomiendas era de mayores de 16 hasta 50 años.

 

Toponimia

La población debe su nombre a la antigua etnia de los omaguaca, y su parcialidad zonal: los tilcara.
Su trazado urbano y varios de sus edificios datan de la época de la Colonia. La ciudad es visitada actualmente por turistas y hay una floreciente industria hotelera, que ha generado cambios en la sociedad.
Muchos habitantes originales han vendido terrenos que antiguamente les pertenecían y es importante la migración interna de gente de otras zonas del país. Existe una gran cantidad de artesanos, tanto naturales del lugar como provenientes de otras partes del país.

Historia

PUCARÁ DE TILCARA

Pucará de Tilcara.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Pucará de Tilcara es una fortaleza construida por los tilcaras, una parcialidad de los omaguacas, en un punto estratégico sobre la Quebrada de Humahuaca, en la Provincia de Jujuy, República Argentina (los aborígenes de la región decidieron fijar sus residencias en la cima de los cerros o mesetas de difícil acceso). Se encuentra a 1 km al sur de la ciudad de Tilcara, sobre un morro, a 80 m de altura/ junto a la confluencia del Río Guasamayo y el Río Grande,1 que allí corre a 2.450 msnm. Fue un lugar ideal para defenderse de los ataques; dominaba el cruce de los dos únicos caminos del lugar y por un lado la defienden los acantilados sobre el Río Grande y por el otro las ásperas laderas. En los faldeos más accesibles construyeron altas murallas. Los pucarás no solo tenían fines defensivos sino también sociales y religiosos. Desde esa altura podían controlarse los campos de cultivo circundantes y las viviendas de los campesinos en los terrenos bajos.

Es una de las más importantes y conocidas de las antiguas poblaciones prehispánicas de la región Humahuaca. Tiene una extensión de 8 a 15 hectáreas y aproximadamente 900 años de antigüedad. En el pucará se identifican varios barrios de viviendas, corrales, una necrópolis y un lugar para ceremonias sagradas, entre otros espacios.

Hallazgo y reconstrucción

Fue descubierto por el etnógrafo Juan Bautista Ambrosetti en una de sus investigaciones arqueológicas en la zona del noroeste argentino en 1908, en compañía de su discípulo, luego continuador de su obra Salvador Debenedetti.1 Durante los veranos de los tres años siguientes exploraron el Pucará y extrajeron unas tres mil piezas. Estos materiales y sus observaciones permitieron formarse una idea de como era la vida de sus habitantes antes de la llegada de los españoles.

Hacia 1911 Debenedetti tuvo la ocurrencia de restaurar las ruinas. Con la aprobación de Ambrosetti (quien era Director del Museo Etnográfico de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires) se procedió a limpiar el terreno en una extensión de unos 2.000 m2 y levantar las paredes hasta una altura de poco más de un metro.

Pero Debenedetti no estaba conforme con realizar solo esta limpieza y en 1929 (ya director del Museo Etnográfico, al suceder a Ambrosetti que había fallecido) realizó una nueva exploración del lugar junto a su discípulo Eduardo Casanova con el propósito de llevar a cabo su objetivo, pero al morir al año siguiente, este proyecto quedó trunco.

En 1948 Casanova, a cargo de la cátedra de Arqueología Americana en la Facultad de Filosofía y Letras (UBA), retomó el proyecto y completó la reconstrucción, con ayuda de la Universidad de Buenos Aires. El gobierno jujeño donó a la Facultad las tierras del Pucará con el compromiso de que creara un Museo Arqueológico.1 Esto se cumplió recién en 1966 con la inauguración de la primera parte, que se completó dos años luego con el nombre de Dr. Eduardo Casanova. También se creó un Jardín Botánico de altura.

Situación actual

Solo han quedado como registros de la reconstrucción algunas menciones en textos y las huellas en el terreno. El método utilizado se basó en métodos arqueológicos de principios del siglo XX y en su buen sentido. En la actualidad se consideran adecuados el planteamiento del recorrido interno y las reconstrucciones de los techos. Por el contrario la reconstrucción de los muros y el acceso vehicular provocaron modificaciones notorias. En el sitio se encuentra además una pirámide trunca que no guarda relación con la tradición arquitectónica de la región.

Con el análisis actual de fotografías, planos, croquis y publicaciones que hayan sido realizadas antes de 1910 en el Pucará, se intenta identificar parte de las transformaciones realizadas al realizar la reconstrucción. El relevamiento planimétrico permitirá controlar el impacto del recorrido turístico, factores climáticos, etc. para así estudiar como preservar mejor el lugar.

El Museo Arqueológico Dr. Eduardo Casanova cuenta en la actualidad con 7 salas de exposición tradicional y otras 3 temporarias, y en él se busca que el visitante interactúe con la muestra y dialogue con los guías e investigadores. En la actualidad es una importante atracción turística, más aún desde que la Quebrada de Humahuaca fue declarada parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad.

 

 

 

Clima

Amplitud térmica: 9 grados centígrados Temperatura máxima promedio: 30 grados centígrados en enero Temperatura mínima promedio: 4 grados centígrados en julio Temperatura media anual: entre 18 y 20 grados centígrados Precipitaciones anuales promedio: 141 mm (entre noviembre y marzo)

Turismo

  • Famoso Pucara de Tilcara
  • Jardín Botánico de Altura, con una gran variedad de hierbas medicinales y aromáticas
  • Museo Regional de Pintura José A. Terry
  • Museo Arqueológico Eduardo Casanova, el Museo de Esculturas Soto Avendaño.
  • Museo Fundación Medardo Pantoja: Basado en las obras que el pintor Medardo Pantoja, nacido en Tilcara, acumuló a lo largo de su vida. En la pintura de Pantoja, que goza de reconocimiento internacional, se refleja el paisaje, la gente y las costumbres de los pobladores rurales de la Puna jujeña. La Fundación que alberga al museo es también un centro cultural en el que se realizan exposiciones, cursos, charlas y proyección de audiovisuales.
  • Museo de Pintura Irureta
  • Centro Andino para la Educación y la Cultura (Música Esperanza, UNESCO)
  • Un paseo cercano a la ciudad muy común entre los turistas es la Garganta del Diablo, una imponente caída de agua del Río Huasamayo, uno de los afluentes del Río Grande de Jujuy.
  • Las cuevas

Tilcara cuenta con una estación ferroviaria que forma parte del Ferrocarril General Belgrano, pero las vías y la estación fueron ocupadas por distintos actores de la comunidad, por ende no hay trenes de carga ni servicio de pasajeros, si bien hay en la actualidad proyectos para reactivar el ferrocarril en toda la provincia de Jujuy.

El atractivo turístico de Tilcara abarca todo el año. Su pico llega en la Semana Santa, cuando se realiza la peregrinación hasta el santuario del Abra de Punta Corral. La vuelta al pueblo de los fieles es con la Virgen de Copacabana del Abra de Punta Corral, que se realiza el miércoles anterior al Jueves Santo. De la peregrinación participan numerosas bandas de sikuris provenientes de toda la provincia de Jujuy, lo cual suele llevar el número de músicos a más de 1500 ejecutantes de siku, bombo y redoblante. En el pueblo se realizan las ermitas, grandes paneles en los cuales se rememoran imágenes o escenas del Evangelio diseñados con pétalos de flores y semillas de cultivos de la zona.

FESTIVIDADES

Enero Tilcareño

Pachamama en Tilcara

Carnaval en Tilcara


Ver mapa más grande

Total Views: 3366 ,

Comments are closed.


Hit Counter provided by Seo Packages